Archivo mensual: diciembre 2004

Parques de atracciones…

Hace poco estuve en Paris Disney y bueno… aquello es increible. He de decir que yo no me monto en las atracciones puesto que realmente no me gustan mucho pero para darse un paseo esta bien.

Dandole vueltas al asunto, he buscado alguna web de parques y he encontrado esta de todos los parques de EEUU. Y mirando mirando, puedes ver videos de sus atracciones y ver montañas rusas de esas que quizas…no habias visto nunca!

Bajate un video y experimenta la locura…



Alli arriba hay una montaña rusa y algo más…

El Stratosphere

¿Qué cubren los seguros de viaje?

Los seguros de viaje, generalmente incluyen las siguientes coberturas:

• Cancelación o interrupción del viaje. Si ocurre una emergencia antes o durante su viaje, esta cobertura le pagará la pérdida de los boletos de la línea aérea que no-sean reembolsables, así como de las reservas de hoteles, u otros depósitos.

• Retrasos de viaje. Si pierde un vuelo, se enferma durante el tránsito, etc., la compañía de seguros le pagará los costos adicionales de los hoteles y el recorrido.

• Costos médicos. Cuando deba concurrir a un hospital, a un médico, o a un dentista, y deba abonar la internación o consulta, la compañía de seguros le abonará un reembolso.

• Transporte médico de emergencia. Si usted tiene un problema que le impida trasladarse sin asistencia médica, la compañía de seguros le abonará las ambulancias, los vuelos, etc. En muchos casos, también pagará la estadía que deba realizar para esperar dicho traslado.

• Equipaje perdido o dañado. La compañía de seguros le resarcirá el valor de los bolsos o ítems perdidos (por sobre el seguro de las líneas aéreas, que tienen un monto limitado). En la mayoría de los casos, la compañía también le pagará los “ítems esenciales” (por ejemplo la ropa interior y los artículos de tocador) comprados mientras esperaba el equipaje o pago del seguro.

Los seguros más completos, también poseen las siguientes coberturas:

• Seguro por defecto de abastecimiento en el recorrido. Si su agente de recorrido, embalador de viaje, o línea aérea, arruinan su equipaje y no se lo reembolsan, la compañía de seguros le proporcionará a un reintegro.

• Terrorismo o disturbio civil. Si usted se encuentra visitando un país que es atacado, tiene un desborde social, etc., el seguro costeará su regreso y otras perdidas que pudieran surgir. (nota: muchas compañías dejaron de ofrecer tal cobertura luego de los ataques contra Nueva York y Washington el año pasado, por lo que debe chequear bien esto antes de contratar el seguro).

Lista del patrimonio mundial

España, Mejico, Italia, Reino Unido, India, Alemania, China, Francia y los Estados Unidos se llevan la palma en cuanto a inclusiones. Lo interesante es investigar esos patrimonios de esos paises de los que nunca en otra ocasion harias mucho caso y sorprenderte.

Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí. Confucio

Costumbre y comportamiento

Lo que se considera como educado y correcto varía de un país a otro. En general, el apretón de manos está ya reconocido en todo el mundo como una señal de amistad. Si te ofrecen una mano, no la rechaces, por muy mugrienta que te parezca, ya te lavarás luego. Sin embargo, hay otros gestos a evitar. Fíjate en lo que hacen los nativos, aunque muchas veces no podrás evitar meter la pata. De todas maneras, ya están bastante habituados a los despistes de los occidentales.

Al llegar a un poblado africano, la costumbre es ir lo primero a presentar los respetos al jefe. Lo normal es que te considere su huésped y te dé permiso para moverte por el poblado.Señalar con el dedo índice a una persona es una falta de educación en casi todas partes. En los países budistas, hay que procurar además no señalar a nadie con el pie. La mayor ofensa es que en un templo tus pies apunten hacia una estatua de Buda. En Bangladesh y otros países asiáticos, no hay que mostrar las plantas de los pies.

Para acceder a mezquitas, templos hindúes y a la sala donde los budistas guardan la imagen de Buda, es obligatorio descalzarse. Si no te gusta la idea, quédate las zapatillas que dan en el avión para usarlas en estos menesteres o entra en calcetines. Lo habitual es que el suelo esté limpio (precisamente porque nadie va calzado) y a veces hasta es una gozada: andar descalzo por el mármol del Taj Mahal al anochecer es una experiencia única. En unos cuantos países asiáticos, descalzarse cuanto te invitan a una casa es una norma elemental de educación. Los coreanos no entran nunca en sus pisos con zapatos, ni los habitantes de las tribus del norte de Tailandia en sus chozas.

En los países musulmanes estrictos, no entregues nada con la mano izquierda ni comas con ella.

El intercambio de pequeños regalos es algo muy extendido en las culturas tropicales. Lo que ocurre es que el personal ya está maleado en las zonas turísticas y es frecuente que hagan como que te regalan una baratija y luego te pidan dinero. En esos casos, la mejor mantera para salir del paso es darle tú otra. Lo mismo sucede con las invitaciones. En todo el trópico hay una gran tradición hospitalaria, más de una vez te invitarán desinteresadamente a entrar en una casa a tomar algo (aunque esto sucede cada vez menos). Hasta que no sepas si el ofrecimiento es de buena fe, mantén una postura de cortesía, pero sin caer en una situación de dependencia. Cuando en un país árabe te invitan a té, no hay que rechazar y se supone que debes quedarte un rato a dar charla. Los tuaregs te servirán tres vasos seguidos; si te ofrecen un cuarto, es que ya es el momento de marcharte.Actitudes normales aquí, como besarse o cogerse de la mano en público, son extrañas en alguno países africanos y asiáticos. En China, sólo desde hace unos cuantos años pueden ir las parejas a arrullarse a los parques, en los tiempos del maoísmo eso era prácticamente un delito.

Sin embargo, se da la paradoja de que en los países árabes, los hombres andan de la mano por la calle o se besan profusamente en la mejilla para saludarse. No es, contra lo que pueda parecer, ninguna señal de homosexualidad. El ligue, como en todas las ciudades del mundo, se hace igual que aquí, a las bravas. Sin embargo, en sociedades rurales persiste la costumbre de que la corte se haga a través de terceras personas.No creas que por ser blanco/a te vas a llevar a los/las chicas / chicos de calle. Muchas parejas ocasionales esperan algún tipo de regalo como resultado de la relación sexual, para eso eres tú el rico/ la rica, sin que se pueda calificar a eso exactamente como prostitución. Está, dicho sea de paso, son peligrosas en todas partes las enfermedades venéreas.

Documento extraido de Olivers


Ropa de viaje

Aunque depende de los gustos de cada uno, no viene nada mal unos pequeños consejos de la ropa que tienes que meter en la maleta.

Para los paises cálidos, los mejor son prendas de algodón que queden poco ajustadas. Si no tienes vergüenza puedes imitar a los nativos y ponerte una galbeya en Egipto o un sari en la India.

Sin embargo, la mejor manera de no caer en lo folklórico y de tener la seguridad de no faltar al respeto es vistiendo como lo haces normalmente, adaptándote al clima.

No olvides el riesgo de insolación en los trópicos. Aunque haya que ir frescos, eso no significa dejar todo el cuerpo al aire. Por algo los tuaregs se cubren con túnicas y turbantes. Si el viaje es a países fríos, a las zonas montañosas de los cálidos o a pleno desierto, donde las temperaturas bajan mucho por las noches, habrá que prever alguna prenda de abrigo. Por supuesto, parte de la ropa se puede comprar sobre la marcha. Por todas partes se venden camisetas de algodón con dibujos o textos alusivos al lugar.

También encontrarás calzado deportivo en muchos sitios, aunque generalmente son falsificaciones de las grandes marcas. Un sombrero de paja es más barato en el pais de destino que llevartelo desde casa y no acarreas con él. O una chaqueta de lana en Nepal, donde los sastres de Katmandú te la hacen más o menos a medida en unas horas. En China, venden unos plumas tan baratos y calientes que compensan lo anticuado de su diseño.

En el tema de ropa interior que cada uno encuentre la más cómoda. Para las mujeres puden resultar útiles las bragas de papel. Son más sólidas de lo que parece y se tiran tras su uso, una cosa menos a lavar.

Pantalones y faldas. Para los países cálidos, conviene que no sean muy ajustados. El vaquero no es precisamente el mejor pantalón para esas latitudes, es preferible uno un poco amplio de algodón delgado, aunque si ya está algo usado acaba siendo confortable. Respecto a las faldas, en países musulmanes no son muy recomendables las minis o las muy ajustadas. El pantalón corto tiene sus ventajas, pero también grandes inconvenientes. Además de los problemas de choque cultural (en alguno países tiene connotaciones colonialistas), si se está mucho tiempo al sol las pantorrillas se queman fácilmente. Al anochecer, los mosquitos se lo pasan genial con tanta carne al aire. Aunque no sea prudente contar con él como único pantalón, sí puede llevarse como complemento al largo.

Camisetas, camisas. La camiseta es más práctica, ya que es más fácil de lavar y ocupa menos espacio. A la camiseta de botones, sin embargo, se le atribuye más respetabilidad en la mayoría de los países, por lo que conviene disponer de alguna para las situaciones digamos, formales. Para los países cálidos, que sean de algodón.Jersey, sudadera. Incluso aunque el viaje sea a un país cálido, siempre hay que incluir en el equipaje un jersey ligero o una sudadera. Hay varias razones para ello: en los locales con aire acondicionado o en el interior de los aviones hace más bien frío y el contraste con la temperatura exterior es criminial Las noches pueden ser frescas donde menos lo esperas. En los países calientes, basta con que estas prendas para la parte superior del cuerpo sean de algodón y delgadas, en los fríos, mejor que sean gordas.

Un chubasquero un impermeable ligero, en cambio, no suele sobrar en el equipaje. En los trópicos, lo normal es tirarse meses enteros durante la estación seca sin una gota de lluvia, pero en la húmeda o en la de transición puede caer un chubasco a traición. Lo mismo se puede decir de Europa en cualquier época del año. En las tiendas de deportes se encuentran impermeables tipo canguro, que apenas ocupan y pesan poco. Los paraguas plegables no son muy voluminosos y pueden sacar de apuros. Todo depende de la aversión que tenga cada uno a esos artilugios. Un pañuelo tiene mucha utilidad como trapo para mil usos. Los de papel también son prácticos, pero recuerda que eres ecologista y no los tires en cualquier sitio. Un pañuelo de cuello puede ser útil en condiciones climáticas adversas. A las mujeres les servirá además para cubririse el pelo en los países musulmanes más estrictos.

Calcetines y medias. Si no usas habitualmente, eso que te ahorras de lavar. Una vez más que sean de algodón.Gorra, sombrero. Una gorra o visera de tela ocupa poco en la mochila y es recomendable en países muy soleados. En muchos destinos se puede comprar un sombrero de paja, que además hará el papel de souvenir.

Bañador. No te lo olvides, aunque no preveas ir a la playa, simpre habrá algún río o piscina. Consejo inútil si vas a Noruega en pleno diciembre o si haces el Transiberiano. Gafas de sol. Aunque no se usan habitualmente, en un viaje a los trópicos son bastante recomendables.

Calzado. Las zapatillas de deporte son el calzado universal. Sirven tanto para ir a la playa o recorrer grandes distancias a pie. Se pueden comprar en el destino, en casi todos los países tropicales son un producto de artesanía. Andar descalzo es tentador cuando hace calor, pero es poco recomendable por motivos de higiene. En un trekking de montaña o para adentrarse en la selva, es conveniente ir bien calzado, con una bota que cubra los tobillos. En el desierto arenoso, lo lógico parece imitar a los nómadas que lo pueblan y llevar sandalias. En el pedregoso, en cambio, es necesaria una bota para andar y para prevenirse de los escorpiones. La combinación ideal podría ser una zapatilla, zapato o sandalia para tiempo seco y algo más robusto por si hay que andar mucho o llueve. Para que no se deforme demasiado el calzado durante el transporte en el equipaje, rellena el interior con papel de periódico.

Documento extraido de Olivers

El dólar y las vacaciones

La coyuntura monetaria ofrece a los viajeros españoles condiciones ventajosas en determinados destinos turísticos. Los tipos de cambio del euro y del dólar son determinantes en la distribución de los movimientos turísticos. La capacidad de compra del español como turista se ha incrementado en los últimos años, ayudada por la buena marcha de la economía y la fortaleza del euro. Por ello, tal vez sea el momento de aprovechar esta época en la que con menos euros podemos comprar más dólares para abordar un gran viaje. Estados Unidos y Argentina se presentan como opciones interesantes.

“La divisa no es más que el precio de compra o venta de una moneda diferente a la nuestra”, explica Alejandro Babío, analista financiero del Grupo Fineco. “Cuanto más cara sea una moneda extranjera –añade-, más caro nos resultará viajar a ese país, hacer nuestras compras allí y pagar el hospedaje”.

Sin ser muy conscientes de ello, a esta misma conclusión llegan casi todas las personas que deciden viajar fuera de sus fronteras. Basta con consultar precios en las distintas agencias de viajes para observar los altibajos que se producen en los importes de los paquetes turísticos cada temporada.

“Las divisas son el activo financiero más volátil, más incluso que la mayoría de las acciones y materias primas”, ésta sería la razón de las, a veces “tremendas”, oscilaciones que se producen en el precio de nuestras vacaciones, según Babío. El analista pone un ejemplo: “viajar a Estados Unidos hoy es un 33% más barato que hace 3 años, y es que por cada 10 euros que teníamos hace tres años, sólo hubiéramos podido comprar 8 dólares y hoy, en cambio, recibiríamos 12”.

No obstante, en la variación de los precios turísticos no sólo influye la fluctuación de la moneda, manda la ley de la oferta y la demanda. Sin alejarnos demasiado en el tiempo, podemos ver, por ejemplo, como el SRAS (Síndrome Agudo Respiratorio Severo) “dominó sin lugar a dudas los resultados del turismo en Asia y el Pacífico en 2003”, según dice textualmente el último Barómetro de la Organización Mundial del Turismo (OMT). Por otro lado, poseer una moneda fuerte no apareja un ahorro muy evidente para el consumidor final en cuanto al precio del alojamiento y el pasaje.

Tal y como expone el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Agencias de Viajes FEAAV, Jesús Martínez Millán, “los servicios en tierra –hoteles, autobuses etc. – tienen una significación dentro del precio total de un viaje que no alcanza el 30%. El valor del pasaje de avión y las tasas de aeropuerto, que se paga en euros, supone alrededor de un 50% y el resto del importe corresponde a márgenes comerciales, seguros y gastos publicitarios”

Sigue leyendo todo el documento aqui

Destinos literarios…Paris; Hotel Ritz

«Cuando sueño con el más allá, con el paraíso, la escena se desarrolla en el Ritz de París», dejó escrito Ernest Hemingway.

Ahora esta es la primera frase que aparece en la página del Ritz en Internet. «La única razón por la que se puede justificar que no elijas el Ritz es porque no puedes pagarlo», dijo también Hemingway, quien como máximo propagandista del hotel disfrutaba de tarifas especiales.

El autor de «París era una fiesta» pasó algunos de los mejores momentos de su vida en el Ritz. «Fue Hemingway, aunque las circunstancias no están claras, el que liberó el Ritz de los alemanes, pero sobre todo liberó la bodega del Ritz», cuenta Manu Leguineche en «Hotel Nirvana». Llegó al hotel cuando los alemanes lo abandonaban. Arrebató la suite imperial a Goering y después pidió 73 Martinis secos para él y sus compañeros.

Años más tarde volvió al Ritz con su cuarta esposa, la periodista Mary Welsh. «Mi mujer no quiere que siga bebiendo. Cuando vuelvo a casa, siente mi aliento y me regaña», confesó el novelista al barman del hotel. Al día siguiente éste había dado con la solución: inventó un cóctel de vodka y zumo de tomate que no dejaba rastro. Había nacido el Bloody Mary («maldita María»), capaz de evitar las sospechas de la suspicaz compañera de Hemingway.

Desde 1994 uno de los bares del Ritz lleva el nombre del novelista estadounidense. Allí puede tomarse el ron favorito de Hemingway, el Havana Club Reserva, a precios astronómicos. Acodado en las barras del Ritz Hemingway se corrió memorables juergas con su amigo Scott Fitzgerald. Sólo en un lugar como éste podían hacerlo sin montar un éscándalo.

Quien sí llegó a ser incómodo fue el poeta Cocteau. Sus gansadas desesperaron a Olivier Dabescat, el legendario director del comedor del Ritz que desarrollaba su trabajo con «la santidad de un sacerdote, el tacto de un diplomático, la estrategia de un general y la sagacidad de un gran detective». Esta descripción pertenece a G. Painter, biógrafo de otro de los grandes escritores afincados en el Ritz: Marcel Proust.

El autor de «En busca del tiempo perdido» no iba al hotel para escribir, sino que le gustaba porque «me dejan en paz y me siento como en casa». Se cuenta que mandaba cerrar todas las puertas y ventanas debido a su horror por las corrientes, y que cada día se reunía con un empleado del hotel que le facilitaba los nombres de todos los clientes, cómo iban vestidos y qué comían. Sus propinas, como sus manías, también han hecho historia. Y si Hemingway ha bautizado un bar del Ritz, Marcel Proust es el nombre de una de las mejores suites del hotel.



Esta es una parte de la suite Imperial, aun queda el salon y algunas estancias más…