Clubs Internacionales de Viajeros

THE TRAVELER’S CLUB.
Club distinguido, sólo para hombres, fundado en Londres en 1819 por un grupo de viajeros que impusieron a quienes quisieran inscribirse la condición de haber viajado a una distancia mínima de 500 millas a partir de la capital inglesa, aunque también se aceptaba a los caballeros extranjeros con recomendación.
Se ubica en Pall Mall, junto al famoso Reform Club, en el que se inspiraría Julio Verne para escribir su famoso libro “La vuelta al mundo en 80 días”. Ambos edificios fueron construidos en estilo neoclásico, semejando a los palazzi italianos, por el famoso arquitecto inglés sir Charles Barry.

Para ser miembro de este club elitista hay que abonar anualmente la cantidad de 920 libras esterlinas, con lo cual se recibe un pasaporte que da derecho a disfrutar de las facilidades de otros más de 60 clubes asociados esparcidos por una veintena de países de los cinco continentes, como el Penn Club de Nueva York, el Royal Bombay Yacht Club, el Hong Kong Cricket Club, el Victorian Club Melbourne, etc. Su página web es: www.csma.org.uk/

CIRCUMNAVIGATORS CLUB.
Fundado en Nueva York en 1902 por tres viajeros intrépidos, los denominados “Tres Inmortales” (que se conocieron navegando por el Océano Índico) al regreso de una vuelta al mundo en barcos. Entre sus socios se incluyen viajeros ilustres como Jacques-Yves Cousteau, Neil Amstrong, o Thor Heyerdhal, quienes recibieron del club la máxima condecoración, la Orden de Magallanes. Algunos de sus adherentes han dado la vuelta al mundo en velero, otros en moto, a pie, en trenes, etc. Entre sus miembros hay astronautas y célebres exploradores de los dos Polos de la Tierra. Cuentan con unos 1.000 afiliados y poseen sucursales en Canadá, Inglaterra y Singapur. No contabilizan países sino vueltas al mundo en horizontal atravesando las longitudes, no en vertical cruzando las latitudes por los dos Polos. Aunque la vuelta al mundo se realice en dos o más tramos, también es válida, como en los dos viajes de Magallanes, quien antes de morir en la isla de Mactan, Filipinas, ya había estado en un viaje anterior por cuenta del Gobierno portugués en el Sureste Asiático completando así su periplo de circunnavegación del planeta. Cualquier persona que acredite haber realizado una vuelta al mundo por los meridianos puede inscribirse como socio. Su página web es: www.circumnavigatorsclub.org

THE EXPLORERS CLUB.
Fundado en 1905 en Nueva York, cuando absorbieron el decimonónico Artic Club. Organizan expediciones de naturaleza científica, tales como antropológicas, ornitológicas, paleontológicas, oceanográficas, arqueológicas, espeleológicas, etc., como por ejemplo la de Peary al Polo Norte. Su presidente honorario es Edmund Hillary. Tienen sucursales en numerosas ciudades de Estados Unidos, en Canadá, Australia, India, Polonia, Gran Bretaña, Noruega, y en otros países europeos. Como todos los demás clubes, editan una revista con las novedades de sus expediciones. Sus miembros, unos 2.500 en los Estados Unidos más 500 en los demás países, se reúnen regularmente para ofrecer charlas de sus expediciones, y una vez al año los socios más prominentes del mundo científico y de la exploración se congregan en el Hotel Waldorf Astoria. Los candidatos a adherirse a este club como “Member” han de demostrar haber contribuido ampliamente al conocimiento científico del planeta, mientras que para devenir “Fellow” basta con haber colaborado en alguna actividad relacionada con los fines del club y haberla expuesto por escrito, tanto en libros como en artículos en revistas de carácter científico. También existe la categoría de “Student”, sin derecho a voto. En sus primeros años era un club exclusivamente para hombres, pero actualmente también aceptan mujeres. Su página web es: www.explorers.org/

THE ADVENTURERS CLUB.
Fundado en el año 1911 en un restaurante de Nueva York por un grupo de 34 hombres, entre los que se encontraban militares, marineros, cazadores, tramperos, buscadores de tesoros, viajeros, periodistas, escritores y científicos. Organizaron expediciones para culminar la cumbre del Ararat buscando el Arca de Noé, para localizar el Titanic, para hallar ciudades perdidas pertenecientes a civilizaciones desaparecidas, para descubrir tribus desconocidas en el Amazonas y en las junglas impenetrables de Nueva Guinea… Sus intrépidos miembros procuran siempre viajar “off the beaten path”, y en el pasado contaron con algunos tan famosos como Amundsen, Byrd, o Shackleton. Tienen filiales en varias ciudades de Estados Unidos y de Europa, como Copenhague. No aceptan a cualquiera como socio, sino que antes analizan si es merecedor de pertenecer al club por la audacia de sus aventuras. No les importa la cantidad de países a los que viajan, sino la calidad de las aventuras que en ellos experimentan y los conocimientos que les aportan. Publican mensualmente una revista con las últimas andanzas de sus socios, como remontar en kayak el río Mackenzie hasta el Ártico, atravesar Groenlandia o la Antártida en trineos tirados por perros, o dar la vuelta al mundo en globo. Su objetivo es escudriñar todos los recovecos de la Tierra. Su página web es: www.theadventurersclub.org

GLOBETROTTERS CLUB.
Fundado en 1944 en Londres. Sus miembros suelen ser “backpackers” que viajan con poco dinero, en autostop, bicicleta, barcos cargueros, etc. Otorgan premios anuales de 1.000 libras esterlinas a los viajeros que hayan realizado el viaje más insólito y denodado. Este club no cuenta países o territorios ni los colecciona como si fueran cucharillas, y sus miembros no compiten entre sí, sino que se reúnen periódicamente en alguna ciudad europea para intercambiar información viajera y compartir impresiones. Disponen de filiales en diferentes países y promueven los viajes individuales prescindiendo de las agencias de viajes o, como mucho, adquieren una vuelta al mundo barata en las agencias de viajes londinenses como Trailfinders, o T.N.T. Su página web es: www.globetrotters.co.uk

TRAVELERS CENTURY CLUB, o TCC.
Fundado en Santa Mónica, (Los Ángeles) California, en el año 1954, por los directivos de una agencia de viajes muy elitista, llamada Hemphill Travel Service, y una cuarentena de sus clientes. Establecen como países los 192 de la ONU, más 123 territorios con población permanente (a excepción de Bouvet), incluyendo islotes como Tristan da Cunha en el Atlántico, el archipiélago Zil Elwannyen Sesel en el Índico, e islas como Lord Howe y las Marquesas en el Pacífico. Dividen la Antártida en siete sectores pertenecientes a los siete países con pretensiones territoriales en ese continente, como Argentina, Chile, Reino Unido, Francia, Noruega, Australia y Nueva Zelanda. Consideran haber viajado a un país o territorio por el simple hecho físico de pisarlo, aunque sólo sea un minuto, lo que ha provocado que muchos de sus miembros se obsesionen por “apuntarse” países y sólo pongan el pie en los aeropuertos o puertos, sin visitar nada más, o recorran en coche cinco países europeos en un día sin apreciarlos. Para pertenecer a él se ha de haber visitado un mínimo de 100 países y territorios. El que ha viajado por 150 países o más obtiene la categoría Silver, el que ha alcanzado los 200 es Golden, el de 250 es Award, y el que logra los 300 es Special Award. De sus aproximadamente 1.700 afiliados, sólo unos 35 son Special Award, y alrededor de una decena entre ellos ha puesto el pie en los 315 territorios. Todos los Special Award son miembros estadounidenses, salvo un austriaco, un alemán, un colombiano, un noruego, y un neozelandés. Este último, llamado Tony Allman, es, tras el irlandés John Todd, el segundo viajero no estadounidense que ha visitado todos los 315 territorios de ese club. Muchos de sus socios son antiguos pilotos del ejército norteamericano o profesionales de la industria del turismo, y algunos se interesaron por viajar a países extranjeros en su infancia, coleccionando sellos. Editan una revista en inglés para sus afiliados y se intercambian información para acceder a lugares prácticamente impenetrables. Su página web es: www.travelerscenturyclub.org/

CLUB INTERNATIONAL DES GRANDS VOYAGEURS, o CIGV.
Fundado por el viajero tunecino, de origen griego, Rached Trimeche en 1982 en Puerto Rico, aunque su sede se halla en Túnez. Para inscribirse en él se ha de haber viajado a un mínimo de 50 países. Este club se caracteriza por no añadir como visitado un país si no se ha permanecido en él por al menos tres días (aunque a veces han hecho excepciones con algunos socios). Establece 245 países, o los 192 de las Naciones Unidas más 53 territorios habitados donde es factible el acceso (a excepción de la base militar Midway), que también están incluidos en los 123 territorios del TCC. Entre sus miembros de honor se hallan Maurice Herzog, Gérard Depardieu, el Príncipe de Mónaco, el Príncipe de Arabia Saudita, ex-presidentes de países, embajadores, etc. El adherente que ha visitado 150 países recibe el calificativo de Silver, y el de 200 o más, el Golden. Cuenta con unos 3000 socios predominando los italianos y los tunecinos. Un centenar ha alcanzado los 100 países visitados, pero sólo una quincena de ellos supera los 200. Tres miembros han logrado viajar a todos esos 245 países y territorios. Además de unos boletines mensuales, editan una revista para sus socios (Astrolabe) en sus cuatro idiomas oficiales, italiano, francés, inglés y español, aunque también aparecen artículos y reportajes en portugués y alemán. Su página web es: www.cigv.com

Texto de JorgeSanchez.info, viajero entre viajeros, una de las personas que más ha viajado del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s