Aerofobia: 1 días antes…

En su día tuve que leerme un libro acerca de este “problemilla”. Saber toda la física que rodea a porque un avión no se cae. Que sí el aire caliente por aquí, el aire frío por allá y se contraponen, que si el avión se quedase sin combustible bajaría planeando (para ejemplo, el de los transbordadores espaciales, bajan solo planeando); o que a mayor tamaño de avión mas sustento tendrá allí arriba. Nótese el cambio que se siente en los aviones pequeños; es pura aventura diría yo.

Pero, ahora que no estoy dentro de un avión recuerdo lo que pasaré una vez si lo este (mañana):

1. Ver que todos los demás pasajeros, no muestran ningún gesto siquiera de preocupación (yo no debo de mostrarlo tampoco).
2. El increíble control que tiene mis ojos hacia la lucecita de abróchense los cinturones una vez embarcado y despegado. Hasta que no veo que deja de estar encendido mi nerviosismo no baja en picado. Porque se supone que sí ya han ordenado quitar la lucecita es que ya nos encontramos en la altitud adecuada y todo ha ido bien. Esto que aquí parece un simple detalle, allí sé que me es sumamente importante.
3. O en su caso, que alguna azafata hable por los altavoces. El solo escuchar que alguien “hace” ver que todo vaya bien, deviene en tranquilidad.

Nota: todo lo dicho, en tierra, tiene otro aspecto. En el aire, tus esperanzas dependen de esos detalles.

De risa, si; no obstante, algunos, como ya dije, me entenderán. Seguiremos con el estudio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s