25 leyes sobre los viajes transatlánticos

1.- En todo aeropuerto hay una familia de histéricos que muestran al mundo cuan different is Spain.
2.- Cuanto más largo sea el vuelo más pesados tendrá usted en los asientos contiguos.
3.- No se pregunte porqué venden enormes navajas suizas en el avión (y mucho menos si hace usted escala en Miami).
4.- En el cuestionario del control de inmigración responda siempre `no´y `turista´.
5.- El repelente para mosquitos, por mucho que te lo asegure la señora de la farmacia, también apesta para los humanos.
6.- No uses el repelente como un ambientador, es tóxico.
7.- Si alguno de tus compañeros de habitación no respeta la ley anterior, déjalo fuera hasta que jure que no volverá a hacerlo.
8.- El día en que, cansado de tanto pesticida y seguro de tu integración selvática, decides no echártelo, no lo dudes, el trompetero no se apiadará de ti.
9.- Si eres aprensivo no pienses en lo que comes, puede ser pollo, pizote, buitre o basilisco.
10.- No te asombres si vuelves a encontrarte a la familia de histéricos histerizando a alguien a mitad de viaje.
11.- Si te dicen que sube la marea, es que la marea sube, y multiplícalo por diez.
12.- No malgastes ni un céntimo para cruzar ese entrante en barca y no mojarte las zapatillas; paga mejor luego para no tener que ir nadando junto a esa playa con cocodrilos.
13.- El güiski no baja sólo. Si no estás lo suficientemente borracho para desconfiar de ti, hazlo de ese oloroso autóctono a cuatro patas que te sonríe desde el suelo del bar.
14.- Sí, fuera todos saben que España apoyó la invasión de Irak.
15.- Si algo es bonito, es venenoso… (sin más comentarios).
16.- Aunque sólo sean turbulencias, no debes bromear con ese señor pálido al lado.
17.- Recuerda de dónde vienes y a dónde has de volver, siempre habrá tiempo para hacer botellón cuando regreses a casa.
18.- Los animales, sobre todo de cerca, antes que ser bonitos o asombrantes, son animales.
19.- Y también, fuera todos conocen a Hombres G, Victor Manuel, Aute y Bisbal. Nino Bravo para los momentos álgidos. No esperes hardcore fuera del todoterreno.
20.- Aléjate de la familia de histéricos en la cola de facturación, son carne de overbooking.
21.- No te dejes engañar, el casco para hacer canopy no está húmedo por el rocío. Es el sudor de la víctima anterior.
22.- El hombre y el mono pueden compartir un coco sin pelear.
23.- Si un señor policía te pide que frenes, frena. Si asombrosamente te saluda y te pregunta antes que nada cómo llevas el día, no te pongas nervioso y digas que no le vas a dar dinero.
24.- Mientras tu compañero entra en razón y entabla ahora una amistosa conversación fuera del coche con el gentil madero extranjero en pos de una rebaja en la multa, y tú bien sabes que se sanciona gravemente tirar ningún resto de basura en aquel lugar, por favor, no arrojes una colilla encendida entre el madero y tu amigo.
25.- Si el que lo ha hecho es otro amigo tuyo, no lo dudes, acúsale, las cárceles extranjeras entrañan demasiadas leyendas como para que todas sean mentira.

De Sobre Mareas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s