El Turismo sexual

En ese café, un joven camarero empezó a charlar conmigo y pronto me preguntó si yo podía ayudarle a llegar a Europa a cambio de cualquier tipo de servicios que quisiera. Muchos europeos que han viajado a países pobres han tenido esta experiencia; algunos recordarán todavía la simpatía que sentían y su deseo de colaborar. Algunos habrán ayudado con dinero, ideas o contactos; entre ellos algunos habrán aceptado experiencias sexuales a cambio. De este grupo, algunos habrán sentido cariño por la persona que se suponía (quizá después) que se llamaba “gigoló” o “prostituta”.

Muchos habitantes de las lindas playas y los cascos históricos conocen a los turistas durante sus vacaciones, cuando todos parecen sofisticados y abiertos a posibilidades afectivas y sexuales. Los visitantes se enamoran, se relacionan y hacen planes para el futuro; muchos invitan a sus nuevas amistades a Europa. Se dan casos de turistas que se convierten en facilitadores de viajes y hacen buen negocio con ello. Todo parece llevar a viajes al exterior.

Sigue leyendo el interesante documento con muchos datos o actitudes que hacen los residentes para captar al turista. Texto de la Universidade Estadual de Campinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s