Larry Walters, uno que quería volar

Cada año, un grupo de científicos americanos concede un curioso premio Darwin, que se otorga a una persona que haya muerto en un accidente particularmente estúpido. Según ese grupo de científicos, la distinción recompensa a quien, aunque sea involuntariamente, haya efectuado una “contribución excepcional a la selección natural de la especie por medio de su propio sacrificio”. Los premiados deben desaparecer de este mundo sin haberse reproducido, con lo que sus genes -esos genes que, en un rinconcito u otro, almacenan el estigma que los ha llevado a una muerte cretina- no pasan a generaciones posteriores, como mínimo por su parte. Esa es su contribución: al matarse sin haberse reproducido, el premiado contribuye a mejorar el patrimonio genético de la humanidad.

El ganador del premio Darwin correspondiente a 1997 se llama Larry Walters, era de Los Ángeles y camionero. Por problemas de vista no había podido servir en el Ejército del Aire y esa había sido siempre su frustración hasta que un día, para ver cumplido su su eño de volar, ató cuarenta y cinco globos a una silla de jardín, los llenó de helio y se sentó en la silla, con un “pack” de seis cervezas y un fusil de aire comprimido. Walters calculaba descender disparando a los globos, uno a uno, para que la cosa fuese suave. Pero en cuanto desligó la silla de su sujeción, en pocos segundos se colocó a más de tres kilómetros de altura. Aterrorizado, no hizo uso del fusil por miedo a desequilibrar la silla y caer. Fue así como durante catorce horas estuvo a la deriva hasta que un helicóptero le lanzó una cuerda. De vuelta a la tierra lo acusaron de imprudencia en vuelo y lo multaron con 26.000 dólares. Todo eso sucedió en 1982 y, a pesar de no haber muerto a consecuencia de esa estupidez, el jurado la considera tan notable que le han concedido el premio, tras haber comprobado que murió el año pasado sin dejar descendencia.

Texto de Quin Monzó en El patrimonio genético. Puedes leer la historia completa con las transcripciones de los aviones que se lo encontraban aquí. Y en los premios Adwards.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s