Souvenirs del mundo prohibidos para el turista

En un estudio presentado hace par de días se refleja que 600.000 habitantes del Reino Unido han regresado este verano de sus vacaciones con algún souvenir que tiene algo que ver con la muerte de algún animal.


El tema es serio; se advierte y recuerda que esto puede sucederle a cualquier turista que no llega a saber que el producto que compra lleva consigo partes de algún animal o ser vivo. Desde el típico remedio farmacéutico chino que lleva no se qué de león o tigre hasta el diente de tiburón, pasando por la orquídea protegida.

En esta web encontramos una relación de productos que no compraremos en nuestra visitas a los diferentes países. Puedes leer también más aquí sobre el tema.

Islas Maldivas y Sri Lanka: Cuidado con según que collares, caparazones, pulseras y pendientes.

India, Pakistán y Nepal: Las pieles de leopardo, tigre y jaguares suelen estar en los tiendas pequeñas.

Extremo Oriente, Tailandia y Filipinas: Plantas carnívoras y orquídeas protegidas. Pieles de lagarto o serpiente en carteras, bolsos y zapatos.

Méjico: El cactus.

Cuba: Coral.

África: Marfil. Los productos del elefante suelen estar en los hoteles, tiendas y mercados.

Y un par de datos más curiosos, esta vez con el concepto Souvenir:

Un Souvenir (del francés, para la memoria) es un objeto que atesora a las memorias que están relacionadas a él. Esto es análogo a la explotación psicologica del condicionamiento clásico. Por ejemplo, si un viajero compra un souvenir en unas vacaciones memorables, él o ella asociarán muy probablemente el souvenir a las vacaciones. Recordará ese momento especial cada vez que él o ella miren el recuerdo.

El término se utiliza para los artículos traídos al hogar de lugares turísticos. Tales artículos están marcados a veces o grabados para indicar que su valor es sentimental más que práctico. Los viajeros compran a menudo souvenires como regalos para sus seres queridos. Esto es común en muchas culturas. En Camerún, por ejemplo, la idea es que alguien que puede permitirse viajar puede también permitirse traer algo (cadeau) para los que no puedan. El pan francés es un cadeau particularmente popular. En Japón, a estos recuerdos se les conoce como omiyage y se compran para ser compartidos con los compañeros de trabajo y con familiares. Las ventas del Omiyage se han vuelto un gran negocio en los sitios turísticos del Japón. En muchas estaciones de tren y aeropuertos venden estos regalos a modo que los viajeros puedan comprar un omiyage de última hora antes de volver a casa.

De Wikipedia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s